El trabajo de tus sueños ¿Qué debes hacer para conseguirlo?

Puedes conseguir el trabajo de tus sueños, pero para hacerlo vas a requerir de mucho autoconocimiento, estrategias, un método de búsqueda, tendrás que liderar las entrevistas de trabajo y sobre todo tendrás que persistir y nunca desistir.

Se trata de conocerse a sí mismo y de saber cuál es el valor que puedes agregar a una organización o empresa que desarrolle la actividad comercial que a ti te gusta, en la cual sientas que puedes fluir y tener, un gran desempeño haciendo aquello en lo que eres fuerte.

Sin más preámbulos, vamos a hablar de los conceptos claves que te van a posicionar como un candidato infalible en los procesos laborales en los que participes. Vamos juntos hasta el final de este artículo y a lograr que consigas ese trabajo de tus sueños, esa actividad laboral que te cambie la vida.

Conceptos clave para ser el mejor candidato:
1. Propuesta de valor profesional

El primer concepto que debes tener en cuenta es el de propuesta de valor profesional. Así como los productos y servicios, nosotros como profesionales, como candidatos, tenemos una propuesta de valor, debemos conocerla bien, saber qué nos diferencia de un profesional de similar formación y experiencia. Se trata de saber cuál es esa combinación de conocimientos, actitudes y experiencias que te hacen ser a ti único y a la vez la mejor apuesta para la empresa en determinado cargo.

Para desarrollar tu propuesta de valor profesional debes ser capaz de redactar en no más de ocho líneas cuál es tu objetivo profesional, cuál es tu área de trabajo, cuántos son tus años de experiencia, de qué tipo de empresa te gustaría ser parte, cuál es tu estilo de liderazgo, en dónde crees que puedes causar un gran impacto para la organización o empresa y por último definir lo que te apasiona como profesional.

Si sigues esa misma estructura en un párrafo de ocho líneas y vas respondiendo en la misma secuencia anteriormente descrita, habrás realizado tu primer ejercicio de autoconocimiento profesional y la primera versión de tu propuesta de valor profesional.

2. Competencias duras y blandas
Otro concepto que tienes que dominar es el de las habilidades o competencias blandas y duras. Las competencias duras son aquellas por las cuales te van a contratar. Por ejemplo, si una empresa necesita un diseñador, el manejo de herramientas de diseño será una competencia dura requerida para ese cargo. Las competencias blandas son aquellas habilidades personales que te dan las bases para ejecutar tus tareas y cumplir con tus objetivos. Por ejemplo, comunicación asertiva, automotivación, auto liderazgo, trabajo en equipo y muchas otras más.

3. Estrategias (Pull / Push) y tácticas
Debes conocer estrategias a la hora de buscar empleo. La primera estrategia que te voy a mencionar es la estrategia pull, es decir, atraer hacia ti las miradas (visualizaciones en tu perfil). Si entiendes un poco de marketing digital vas a dominar esto fácilmente. Se trata de ser relevante en la plataforma o red social más importante de búsqueda de empleo en el mundo: LinkedIn. Para cumplir con esta estrategia deberás realizar tácticas que te harán ser muy relevante.

Tácticas de búsqueda: Para ser relevante debes realizar posteos como un incumbente en tu área, deberás hacer relacionamiento agregando contactos de valor para crear oportunidades y tendrás que retroalimentar tu perfil con las habilidades requeridas por el mercado (área de habilidades en el perfil de LinkedIn).

Respecto a los posteos: hazlos de dos o tres temas importantes que combinen con tu propuesta de valor profesional. Es decir, si eres una persona de Finanzas, podrías hablar del mundo de las finanzas en general y las noticias de esa área, nuevas tecnologías en las finanzas como por ejemplo todo lo relacionado con Fintech y por último, podrías hablar de liderazgo en el mundo de las finanzas.

Sobre los contactos y el relacionamiento: No se trata de agregar a cualquiera, tampoco se trata de personas que conozcas exclusivamente en el mundo real. Esto es como ir a un evento corporativo en donde intercambias tu tarjeta de contacto en cada stand que te interesa para tener conversaciones futuras respecto a negocios. Agrega a personas que trabajen en las empresas que quieras trabajar o que estén trabajando en el área que tú trabajas o quisieras trabajar. Más allá de establecer el contacto, trata de agregar valor compartiendo información que puede ser útil para esa persona.

Respecto a retroalimentar tu perfil: Cada vez que te postules para un trabajo, observa bien cuáles son las capacidades y los requerimientos de cada postulación. Esto te permitirá ver qué está buscando el mercado en el que se necesita de un profesional de tu área. Una vez que hayas detectado esas habilidades que hacen conexión con el tipo de trabajo que quieres tener, apúrate a hacer cursos, capacitaciones y todo lo que necesites para incorporarlas. De esta manera te mantienes vigente y atractivo con respecto a lo que el mercado laboral está buscando en tu área.

4. Liderar las entrevistas.
Si ya tienes todos estos puntos claros y te has dedicado a buscar trabajo con un método, con una estrategia y con tácticas, dedicándole al menos una hora al día de lunes a lunes, de dedicación exclusiva a postularte, a postear, a relacionarte y a retroalimentar tu perfil, muy probablemente vas a comenzar a tener entrevistas en pocas semanas.

No todas las entrevistas que hagan te van a salir bien, lo importante es que aprendas de ellas, que te vayas sintiendo cómodo con hablar acerca de cómo resolverías los problemas para esa empresa, basándote en tus logros y en tus aprendizajes y sobre todo en tu propuesta de valor profesional. Es básico, pero no todo el mundo lo toma en cuenta, me refiero a estar preparado, conocer la empresa, los servicios que prestan o los productos que venden. Haz una investigación previa y si estás aspirando por un puesto de marketing en esa empresa, preocúpate por entender o tener una mirada de lo que haría un gerente de marketing en esa empresa que vende esos productos o servicios.

5. La anécdota de los dos amigos…

Imagina que por un momento ya tienes el empleo de tus sueños y te encuentras con dos amigos que tal como tú lo hiciste en alguna oportunidad están buscando empleo. Tu primer amigo te cuenta que le está yendo muy mal en la búsqueda, pero cuando le preguntas el por qué te responde que la situación está muy difícil y que requiere de mucho trabajo. Luego pregúntale a tu segundo amigo cómo le está yendo en su búsqueda y vamos a suponer que te responde que esta semana envío 25 hojas de vida, publicó cuatro posteos que tuvieron muchas visualizaciones y consiguió una entrevista. Ahora te pregunto, a cuál de tus amigos crees que le irá mejor. Ya te debes haber dado cuenta que se trata de un esfuerzo sistemático y sobre todo de emplearse a uno mismo en la búsqueda de la oportunidad laboral que te cambie la vida.

6. No desistir
Tener un método como este va a ocupar tu tiempo y tu inteligencia en resolver tu problema, encontrar la oportunidad laboral que te haga brillar. Para eso te pagan las empresas para resolver sus problemas y en esta ocasión la empresa eres tú, estás en la búsqueda de esa oportunidad laboral que te va a permitir fluir en lo que sabes hacer bien. Por todo esto, y porque los procesos de recursos humanos no son cortos, no debes desistir, nunca debes aprender a convivir con el no, como hacen los buenos vendedores, porque un gran sí cuesta al menos 200 no. Cada no que te digan es una redirección hacia un nuevo lugar y hacia una nueva oportunidad que de seguro te convendrá mucho más. No desistas, sigue adelante porque el mundo es de quienes toman las oportunidades.

*Setinjob: brinda servicios y asesorías a candidatos para mejorar su elegibilidad por las empresas que buscan "top talent".

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/oscarreyesvera/
Instagram: https://www.instagram.com/oscarreyesvera/

Por Oscar Reyes Vera
Partner Marketing Manager Cloud, Américas en Acronis y Fundador de Setinjob.