20220225_182942_0000_edited.jpg

¡Autoestima! Aprendiendo a amarnos

Seguramente has leído y escuchado mucho sobre la autoestima, la percepción que tenemos de nosotros mismos. Se trata de cómo nos vemos y cómo nos valoramos. El concepto que tenemos de nuestra autoestima está relacionado con los valores que tenemos, nuestros sentimientos, nuestros pensamientos, sensaciones y las experiencias que hemos vivido.

¿Cómo mejorar nuestra autoestima?Luis Andrés Figueroa
00:00 / 38:33

CÓMO MEJORAR NUESTRA AUTOESTIMA

Según la psicóloga Sonia Castro, articulista del Instituto Europeo de Psicóloga Positiva, los millares de impresiones, evaluaciones y experiencias así reunidos se juntan en un sentimiento positivo hacia nosotros mismos o, por el contrario, en un incómodo sentimiento de no ser lo que esperábamos.

 

“El concepto que tenemos de nosotros mismos no es algo heredado, sino aprendido de nuestro alrededor, mediante la valoración que hacemos de nuestro comportamiento y de la asimilación e interiorización de la opinión de los demás respecto a nosotros. La importancia de la autoestima radica en que nos impulsa a actuar, a seguir adelante y nos motiva para perseguir nuestros objetivos”, explica Castro en un artículo publicado en marzo.

 

Ella señala que la autoestima nunca va a depender de lo que tienes, de lo que sabes o de lo que eres, va a depender siempre de la aceptación personal. Ella agrega que “la autoestima evoluciona a medida que vivimos nuevas experiencias. Desde niños estamos construyendo al crecer el concepto de nosotros mismos, se va formando una idea de quiénes somos, si gustamos o no, si somos aceptados o no. El niño irá creándose unas expectativas acerca de sus posibilidades. Se encontrará bien consigo mismo o, por el contrario, a disgusto con lo que hace”.

 

También explica que es en la edad más temprana cuando se va moldeando el concepto de uno mismo, la emoción y el sentimiento hacia nuestra propia persona y, aunque esto no sea completamente inmodificable, es en esta fase cuando estamos generando unas bases duraderas en el tiempo. “El niño, aquí, compara su yo real con su yo ideal y se juzga a sí mismo por la manera en que alcanza los patrones sociales y las expectativas que se ha formado de sí mismo y de qué tan bien se desempeña”.

 

Según sus estudios, los componentes de la autoestima son tres: el cognitivo: Lo que pensamos acerca de nosotros mismos. Incluye la opinión, ideas y creencias que se tiene de la propia personalidad de la conducta y de uno mismo. El afectivo: Juicio elaborado sobre lo que sentimos, cualidades personales, la respuesta afectiva ante la percepción de uno mismo. Y por último, el conductual: Lo que hacemos, nuestra decisión e intención de actuar.

 

Castro explica que cuando una persona tiene la autoestima baja no se quiere, no se acepta y no valora sus cualidades, que muchas veces no será capaz ni de verlas. Probablemente, deje de acudir a encuentros sociales, deje de probar cosas nuevas y de enfrentarse a retos por miedo a no conseguirlos, ya que seguramente crea que no será capaz de lograrlo y le falte seguridad en su día a día.

Si has llegado hasta aquí y te has dado cuenta de lo importante que es la autoestima, seguro querrás saber cómo mejorarla. Por eso, te compartimos lo que Castro recomienda para que comiences a dar tus primeros pasos:

 

-Relaciónate con gente que trate bien. Encuentra a personas con quienes puedas ser tú mismo. Sé ese tipo de amigo con los demás.

 

Di cosas que te ayuden. Conecta con tu propia voz interior. Haz una lista de cosas positivas sobre ti y léelas a menudo.

 

Acepta lo que no sea perfecto. Acepta lo mejor que puedes dar de ti mismo. Y déjate sentirte bien por ello.

 

Fíjate metas y esfuérzate por alcanzarlas. Haz cosas que sean buenas para ti. Fíjate una meta. Luego, traza un plan para alcanzarla. Sigue tu plan. Haz un registro de tus progresos. Siéntete orgulloso por haber llegado tan lejos.

 

Concéntrate en lo que te está yendo bien. La próxima vez que te encuentres quejándote de ti mismo o por haber tenido un mal día, busca algo que te haya ido bien para contrarrestarlo.

 

Sé generoso y ayuda a los demás. Ayudar es una de las mejores formas de hacer crecer tu autoestima. Convierte en un hábito el hecho de ser amable y justo con los demás. Haz cosas que te hagan sentir orgulloso del tipo de persona que eres. Cuando hagas cosas que sean positivas para otras personas, por pequeñas que sean, crecerá tu autoestima.